FIESTA DE LOS FINAOS.

La Orden del Cachorro Canario y la Asociación de Vecinos Casco Histórico Vegueta-Triana La Unión mantienen viva, desde hace varios años, la tradición de los finados.

«Es un grupo de personas que hace cantos especiales en conmemoración de los difuntos, que van rondando por las casas y recogiendo alguna ayuda económica que se solía dar para encargar una misa por los difuntos del pueblo», explica el presidente de la Orden del Cachorro Canario, Jaime Llinares.

«Esta tradición se perdió en Las Palmas de Gran Canaria hace muchos años», prosiguió, «teníamos una tradición de gran valor que no debíamos perder, sobre todo por una concepción destructiva de la globalización, en favor de otros ritos importados que nada tienen que ver con lo que nuestros antepasados hacían».

Llinares hace referencia con esta crítica a la celebración de Halloween, tan en boga en los últimos tiempos en diferentes colegios y salas de fiestas de la capital grancanaria. «La orden del cachorro canario quiere hacer pública su enérgica protesta porque esta fiesta tradicional canaria está siendo sustituida por Halloween, importado aquelarre carnavalero de brujas, que nada tiene que ver con nuestra entrañable y respetuosa noche de finados», denuncia Llinares.

La tradición de los finados era, eminentemente, familiar. El día de los finados se celebraba el 2 de noviembre. La víspera de ese día, la mujer de mayor edad de cada familia recordaba a los muertos, los finados, los que habían llegado a su fin. «La madre o la abuela contaba anécdotas de los finados de la familia y los hacía presentes con sus palabras», indica el presidente de la Orden del Cachorro Canario.

Mientras tanto, se compartía una comida frugal a base de nueces, castañas y almendras, acompañadas de vino dulce o anís.

Luego se salía a la calle y la celebración superaba el ámbito de la familia y se trasladaba el rito a la calle con los ranchos de ánimas, que rondaban el pueblo o el barrio, según se tratase, al son de malagueñas o de algún otro tipo de canto sosegado.

La tradición sólo queda ya en algunos municipios como Valsequillo, San Mateo o Teror. De este último vino el rancho de ánimas de Arbejales, que anoche rondó la plaza de Santo Domingo.

http://www.bienmesabe.org/noticia.php?id=6057

DÍA DE LOS FINAOS

Con la palabra Finaos, que en realidad es Finados que significa “persona muerta” o “difunto“, se hace referencia en muchos sitios de Canarias, a una fiesta popular que se celebra la víspera del día de todos los santos, el 1 de noviembre, aunque en muchos sitios se celebra la famosa fiesta de Halloween el mismo día, pero sinceramente, prefiero quedarme con la fiesta popular.

Particularmente, en mi pueblo lleva realizándose muchos años, y simplemente consiste en aparecer por la plaza del pueblo, coger un vasito y empezar a beber anís y ron miel, y coger un cono de papel e intentar coger un puñado de castañas tostadas entre cientos de personas que se apelmazan delante de los fogones de leña donde las tuestan.

Aparte de comer y beber gratis, jeje, es un buen día para reunirse amigos y familiares y charlar un rato, en lo que comes y pasas algo de frío, ya que al día siguiente, el 1 de noviembre, es fiesta, aunque ya sé que no para todo el mundo.

http://noli.lacoctelera.net/post/2005/10/21/dia-los-finaos

LOS FINAOS

Después de muchos años en los que prácticamente desapareció y quedó relegada a un reducido grupo de familias en las zonas más rurales de la capital grancanaria, la fiesta de Los Finados vuelve a resurgir poco a poco la víspera de Todos los Santos.

La Orden del Cachorro Canario y la asociación de vecinos la Unión de Vegueta se han encargado de rescatar esta tradición en el casco antiguo, un empeño que intenta impedir que la Noche de Halloween le dé la puntilla. Pese a su origen extranjero, la fiesta de Halloween se ha impuesto de manera acelerada en los últimos cinco años gracias a la enorme influencia de la televisión, el cine y las persuasivas campañas de publicidad que lanzan los centros comerciales, una potente ofensiva con la que no pueden competir los Finados.

“Lo que queremos”, dice Jaime Llinares, presidente de la Orden del Cachorro, “es rescatar aquellas tradiciones canarias como la Noche de los Finados, que forman parte de nuestras costumbres y que están a punto de ser sustituidas por otras tradiciones foráneas. Me parece magnífico que se celebre Halloween, pero de ninguna manera, que sustituya los Finados”.

La Noche de los Finados forma parte de la cultura canaria desde hace muchísimos años. Se trata de una fiesta asociada al comienzo del otoño y a las zonas rurales en la que la toda la familia se reunía en torno a un asadero de castañas, manzanas y otros frutos de la época para recordar con alegría a los que habían llegado al fin en la tierra. Para combatir los gases de la castañas y el frío, se acostumbraba a tomar anís y bollos de anís, dice Llinares, que añade que “era una celebración de respeto en la que se hacían presentes a los finados”. Esta tradición comenzó a perderse en los años 60 del siglo pasado y quedó reducida a los pueblos de Valsequillo, San Mateo y Teror.

La Orden del Cachorro comenzó el rescate de esta fiesta hace cuatro años. Desde entonces, la fiesta de los Finados no ha faltado a su cita a la plaza de Santo Domingo, con parrandas típicas que eligen para esa noche las malagueñas, las folías y otras canciones no tan parranderas.

http://www.laprovincia.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1592_4_112037__Las-Palmas-GC-Finaos-revive-vispera-Santos

Fuente:

 http://ceipmontanalosvelez.blogspot.com.es/2010/10/los-finaos.html

Esta entrada fue publicada en Actividades centro, INFORMACIÓN. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *